domingo, 7 de abril de 2013

UNOS DIAS EN LA SERENISSIMA REPUBLICA DE VENECIA

Aunque la persiana del comedor hace meses que no baja, urge prisa en cambiar el colchón y cualquier día me fulminan los alemanes la miseria que tengo en el banco, decidimos pasar de la crisis y salir esta Semana Santa. Espero que el post os anime a viajar.

Dale al play, bambini...



Buscando en "internes"

Todo comenzó medio en broma. Rebuscando una oferta en Atrápalo, un viajecito "romántiko" a esta ciudad que nunca decepciona, y acabó en toda una puñetera tarde revisando las críticas de los hoteles a elegir. ¡Y por fin la reserva!. ¡Y valió la pena!. El hotel Centurion es una pasada (ver aquí web). Bueno, si resulta que llegas a recepción y te dan una habitación de clase superior (por que de las "económicas" ya no quedan, je, je)... Vistas al mismísimo Gran Canal, room tamaño XXL, en pleno barrio de Dorsoduro y al lado de la Basílica de la Salute (casi en frente de la plaza de San Marcos).


Habitación con vistas...                                               ¡Que puñetera potra!.

El hotel Centurión desde el Gran Canal. Esta foto no es mía.

Sólo nos pudimos permitir 3 días (2 noches de hotel) por presupuesto. El primer día llegamos tarde a Venecia; Coche hasta Gerona, la espera en el aeropuerto, el vuelo (con Ryanair), autobús y finalmente vaporetto hasta el hotel. Es lo malo de estas ofertas pero es lo que te permite alojarte en un sitio "decente" (jo, jo) por mucha menos pasta. Un vídeo hecho de camino al hotel, en el vaporetto.



Ya en el hotel me di cuenta de que valió la pena la tortura de Ryanair: abro la ventana de 4 metros de altura rematada con un arco neogótico (que bonico) y me encuentro con estas vistas nocturnas. ¡Pa cagarse!.


Decidimos salir a buscar ir sitio para la cena ya que el menú del hotel era... muy caro (tres tenedores rojos) y hacerte traer dos hamburguesas y algo de bebida a la habitación unos 60 euros. Venecia de noche es preciosa y si tienes paciencia cenas a un precio razonable (alejate de San Marcos). (click en las fotos para verlas en tamaño original)


Un consejo, buscar los bares y tascas de los propios venecianos. El precio es decente (25-30 euros por pareja). Tienen tapas muy parecidas a las andaluzas (pescaito bueno de la zona) y probad los deliciosos vinos. El prosecco es una mezcla entre un blanco y un cava... (jua, jua).


En los restaurantes turísticos hay comida típica italiana y la propia de Venecia. Suele ser cara pero se come mejor de lo que esperas (nada de centro de BCN). Como media unos 70 euros por pareja con dos platos, ensalada grande, postre o café. También hay comida para llevar y fast-food. Joder, si tenemos el Peggy Guggenhein a menos de 100 metros del hotel.



La parte antigua de la ciudad está compuesta básicamente de ladrillo, mármol y restos de otras culturas. Unos caballos de Constantinopla por aquí, una columnas de egipto por acá, una cabeza de un niño empotrada en una esquina... que yuyu daba por la noche.


Esa noche oímos las sirenas que anunciaban el "Acqua alta" o inundación por culpa de las mareas, los vientos de la zona, las lluvias intensas y la presión atmosférica. En menos de una hora puede subir el nivel casi medio metro. Este es un fenómeno que cada vez es más frecuente y que hace peligrar el futuro de la ciudad. Aquí dos fotos de ejemplo.




¡Al ataque!

A la mañana siguiente los turistas del vaporetto (autobuses del canal) fotografiaban la fachada del hotel y de paso a mi fumando en el balcón. Creo que ni a Messi le han hecho tantas fotos. Pongo pose de millonario distraido, de conseller de la Generalitat corrupto...


La verdad es que el día estaba chungo pero aguantaba. A malas nos meteríamos en algún museo o a visitar el "futiment" de palacios e iglesias de la ciudad. La Fenice, la academia y la Salute nos caían muy cerca. Aunque las mismas calles ya de por si son un auténtico entretenimiento.


Para empezar como los campeones... el buffet de desayuno y el "piti" en la terrazita. Que fácil se olvida el proletariado de su dura jornada laboral y su miserable vida... Ahora entiendo al Botín y al Barcenas. Muy majo y acogedor el Centurión. Incluso las habitaciones que dan al interior del hotel (la que tendríamos que tener) valen la pena. Pues eso, ¡Al ataque!.






Aunque ya habíamos dado un paseo por la Plaza de San Marcos y alrededores de noche, era imperdonable no comenzar por ahí la jornada turística intensiva. Ver las imágenes más tópicas y mezclarse con los otros "guiris" en las colas de los edificios más emblemáticos (p.e.: El Campanile). A patear como animales sin caer en la trampa de cientos de tiendas de todo tipo. Aquí unas fotos y vídeos.






Los caballos que se ven sobre la basílica son réplicas. Los buenos están dentro.


Al famoso león (también chorizado de Oriente) los venecianos le pegaron el par de alas. Según los expertos es un grifo (originario de Turquía). La escultura del santo matando al dragón es una réplica. La original está medio escondida dentro del Palacio del Dux (esto último puede ser mentira...).

 


El famoso Puente de los Suspiros se encuentra cruzando la plaza hacia el Gran Canal, llegas a las dos columnas sin pasar por el medio (león y santo, trae mala suerte) y giras a mano izquierda unos 200 metros (más o menos). Bueno, no está muy lejos. A petar de parejas, rusos con pasta, fotografos amateus agresivos y pakis vendiendo tonterias. Puedes pasar por dentro si visitas el cercano Palacio del Dux (ver más abajo).




El viajecito en góndola a partir de 80 eurakos. Aunque puedes subirte a un traghetto por 80 centimos de euro. Los traghettos son góndolas a las que se les ha sacado todo el adorno y se utilizan para llevar a un gran número de pasajeros de un lado a otro del canal. Al lado de nuestro hotel teníamos una parada. No van por horario. Cuando hay suficiente gente funciona el servicio.



Sería un sacrilegio no visitar la Basilica de San Marcos y la exposición que guarda en su planta superior. Son un ejemplo de influencia bizantina y de la manía de recopilar objetos de oriente de los antiguos venecianos. ¡Uf!, nos metimos dentro justo antes de que cayeran chuscos de punta.



La entrada me recordó al templo del Tibidabo (je,je). Milagro: la entrada es gratis (menos a la planta superior).



Una pasta en "alicataos" dorados. Seguro que algún inglés se llevo una loseta. Son como las ratas del turismo. Los chinos, ya van aprendiendo. Son como nosotros en los 80-90's pero con más presupuesto.



Abajo, vistas desde la zona superior de la Basílica (il diluvio universale).




Abajo los famosos caballos romanos que se chorizaron de Constantinopla (la actual Estambul) y los 4 colegas que salen en todos los libros de arte (ahora no me acuerdo de donde eran). Cómo no, tambien chorizados.



Al lado mismo de la basílica está el Palacio del Dux (más colas) que, en sus tiempos, era algo parecido a un ayuntamiento corrupto español pero a lo grande. Desde aquí se llegó a dominar prácticamente todo el Mediterráneo. Como ya he dicho antes, desde su interior puedes acceder al puente de los suspiros, a las mazmorras (donde pasó un tiempo Casanova) y hartarte de ver la colección de armas de época (realmente curiosa). Las fotos son del último día. La ciudad se despedía de nosotros con un solazo maravilloso.



Como disfrutaría aquí el Pocero de Fuenlabrada con tanta tochana o Oriol Pujol amañando la ITV de las góndolas.



Al lado de la escalinata encontré lo que creo era la estatua original del Santo de la columna (?).


La celda de Casanova era tan pequeña que no se podía poner en pie. Dentro de la prisión notas un fresquito...



Esta famosa escalera de caracol está algo escondida pero hay repartidos por la ciudad unos carteles amarillos que facilitan bastante la localización de lo más turístico. El resto es perderse y disfrutar de los detalles. Bambini, no te pierdas el Spritz seco o dulce (una especie de vermut). Es una experiencia única visitar esta ciudad con el puntillo (je, je). Además entiendes mejor el veneciano.


El puente de Rialto... a petar de turistas y tiendas de recuerdos (no es para tanto). La ciudad tiene 6 distritos. Los más cercanos a San Marcos son los más glamurosos y antiguos. Si quieres comer y dormir barato ves al extra-radio o a tierra firme; Aunque tendrás que patear más o a gastarte la pasta en el vaporetto (caro). Por esto escogimos el hotel en el centrico distrito de Dorsoduro. Porque mola y porque es pijo. ¡Para una vez que vamos juntos!. Aquí dejo el mapa de servicios de navegación de Venecia (lo que sería la red de metro y bus de otra ciudad). Aquí listado de precios. Y acá un detallado mapa de la ciudad (5800x4060).


En esta ciudad, y no me extraña, montó el granadino Mariano Fortuny (hijo del pintor catalán del mismo nombre) un estudio dedicado a la moda y a sus inventos; muchos de ellos relacionados con la escenografía de la ópera. Merece la pena visitarlo (como la mayoría). No muy lejos de este edificio murió el mismísimo Richard Wagner, del que era fan Mariano.


Que bien se lo montó el jodido con la pasta de la family Fortuny. Las vistas muy guapas.


¡Coño!. En el museo hay unas máscaras mortuorias de Wagner y Beethoven. Heil!!.


Algunos datos de interés: Existen diferentes tarjetas de descuento para visitar museos e iglesias (yo no las usé). También, en una de ellas, entra el uso de los W.C. públicos de la ciudad (que son de pago). Si te sobra la pasta, por 80 euros una lancha taxi te lleva desde el Piazzale Roma (terminal bus) hasta la entrada acuatica de tu hotel (una verdadera pijada). En los hoteles te cobrarán un canon turístico de hasta 5 euros/noche. En los precios de las comidas hay que sumar entre un 10 a un 15 por ciento que corresponde a la propina. Además hay la costumbre de cobrar unos 2 euros por los cubiertos... Ahora un vídeo curioso, perdón por los comentarios que se oyen (cosas de turistas).



ADDIO VENEZIA!!



E UN MONDO DIFICCILE
y nosotros dos estamos como una cabra.


En fin, es la segunda vez que visito Venecia y todavía no la he llegado a conocerla bien. Espero volver tantas veces como pueda a la bella, cara y destartalada... "Serenissima".


No hay comentarios: