domingo, 4 de noviembre de 2012

EL CONGOST DE MONTREBEI (LLEIDA-HUESCA)

Un pequeño "Cañón del Colorado" a menos de 3 horas de casa...

Se trata de una frontera natural y zona protegida entre Catalunya y Aragón. Accesible para todos los públicos (había niños) y que enlaza con caminos por los que perderte durante horas y horas. Las vistas y el sendero tallado en la misma roca no se te olvidarán durante mucho tiempo. Una salida imprescindible si te gusta la naturaleza y el trekking asequible para "domingueros". La gente con mucho vértigo lo puede pasar de regular a mal.



Si picas en las fotos pequeñas las verás ampliadas.




Al congost se puede llegar desde Puente de Montañana (Huesca) por la carretera N-230 (dirección Lleida-Vielha). La salida está bien señalizado, para la gente del lugar es un sitio muy conocido y además hay una carretera "decente" hasta la zona de parking. A partir de ahí, en un paseito, te plantas en la entrada del congost. Desde Lleida se accede por la C-1331 (carretera Barbastro a Tremp) hasta la población de Puente de Montañana. La ruta que hicimos está en color salmón. En breve se podrá cruzar de un lado a otro del cañón por un pequeño puente que está en rehabilitación (ruta bastante guapa).




A unos 15 minutos del parking te encuentras este puente que inicia la ruta dentro del Congost. Si no me equivoco... es el accidente natural de este tipo con las paredes más altas de la Península (llegan a unos 500 metros).



El camino escabado en el Congost es básicamente un paseo (2 horas con calma) pero acabarás saliendo de él y alargando la ruta todo lo que quieras (3,4,5 horas...). Nosotros comimos un poco más adelante de la Masía d'en Carles con unas vistas espectaculares.



A mitad de ruta puedes subir hasta esta cueva por una "mini via ferrata" (muy asequible). En sí no es gran cosa, pero las vistas...





Saliendo del Congost te encontrarás con las paredes más altas. Desde allí vimos a gente tirandose en parapente... alucinante.





Antes de volver al hostal de Benabarre y trincarse un trozo de cochinillo... una remojada de pezuñotes. Como cuesta encontrar un hueco para meterse en el rio.




3 comentarios:

Anónimo dijo...

Se os ve ´solitos solitos... que raro y que suerte! yo las veces que he estado parecía una romería!
Unasfotos preciosas la próxima eso si cruzando ya la pasarela a Montfalcó! que no queda nada!
Un saludo.
Pep.

Anónimo dijo...

Tu sobrino of law: La marabunta estaba en el campo base (north face of Anapurna). A las siete parecía las Ramblas!!. Que buena y baratika la comida en Huesca...

Holden dijo...

OOOoooOOOooohhh...