lunes, 23 de enero de 2012

UN TANGO MARINERO POR LA GUERRA DE LAS MALVINAS

Dale al play... boludo.



El ARA General Belgrano fue hundido el 2 de Mayo de 1982. Por entonces yo era un crío, tipo manolito gafotas, que miraba alucinado en su primera televisión en color como los ingleses reconquistaban las Malvinas al mando de la puñetera Margaret Tacher. Una tía muy fea y con muy mala leche. En esos días llegué a odiar a la Royal Navy tanto como al aceite de ricino.

Pues bien, el Crucero Belgrano se llevó al fondo del mar a 323 de sus tripulantes después de recibir el impacto de dos torpedos. Por ello ostenta el récord mundial chungo de ser el único barco hundido por un submarino nuclear en tiempos de guerra (lo pone la Wikipedia).

Antes de bautizarlo como Belgrano se había llamado USS Phoenix (ostia, como la nave de Star Trek). Estuvo en Pearl Harbour durante su bombardeo (fue fabricado en 1938), luchó durante la Guerra del Pacífico (Molucas, Filipinas, Nueva Guinea...) e incluso sufrió varios ataques kamikaces. Increible. En 1947, fue dado de baja y casi acabó en el desguace durante una larga espera de 5 años de inactividad.




En 1951 fue vendido a la República Argentina y pasó a llamarse ARA 17 de Octubre. Eran tiempos del presidente Perón y esa fecha recordaba triunfos para el partido político que lo llevó al poder. Una vez derrocado este presidente, el crucero fue utilizado por las fuerzas rebeldes, se le rebautizó como ARA General Belgrano (1956) en honor a uno de los héroes de la guerra de independencia contra los españoles y fundador de la Escuela Náutica argentina. Uff, vaya caché tenía el puñetero crucero. Como coño estaba aún en activo... Pero, aún lucho contra Chile por la soberanía del Canal (u las islas) de Beagle (1978).

Antes de ser hundido, a principios del 1982, el Belgrano se convirtió en un barco de adiestramiento con 120 cadetes navales a bordo. Se estaban realizando tareas de mantenimiento (las turbinas no pasaban de 18 nudos) cuando estalló el conflicto de las Malvinas. El crucero no formó parte de la operación de invasión realizada en Abril. El 16 de ese mes se unió a la guerra con la llegada de más militares, en total 1091 marineros y 2 civiles que trabajaban en la cantina. Estos dos pobres fueron las primeras víctimas durante la explosión del primer torpedo. Pasó sin pena ni gloria (ni un tiro) hasta el 2 de Mayo del 82, cuando fue eliminado por el submarino atómico HMS Conqueror.

Una pena, el final de aquella histórica lata de sardinas.

No hay comentarios: