jueves, 17 de febrero de 2011

24 DE FEBRERO DE 1920...

... Me dirijo a celebrar un mitin en Munich, exactamente en la antigua cervecería Hofbräuhaus. Según mis camaradas hay mucha más gente de la esperada en la Marienplatz. Se me erizan los pelos de la nuca con la idea de no impresionar o de hacer el ridículo ante el público y los del partido. Tengo la boca seca. Como me gustaría tomarme allí una gran jarra de cerveza con mis colegas. Y, para colmo, no consigo quitarme de la cabeza esta obra de mi idolatrado Richard Wagner (dale caña al gramófono).

En 1914, nuestro protagonista era solo un pringado más

Estoy seguro que hoy cambiará mi vida a mejor. Comenzaré a expulsar a esos malditos políticos que no pueden sacarnos de la crisis mundial y a aterrorizar a los marginados y extranjeros que nos chupan la sangre desde dentro. Si, debo creer que hoy será un gran día... mantendré el partido, que es mi trabajo y mi única salida de la mediocridad. Que pinte cuadros su padre. Por cierto, me llamo Adolf Hitler y tú podrías ser alguien como yo.

SI TE SIENTES RELACIONADO, HAZTELO MIRAR RÁPIDAMENTE POR EL PSICÓLOGO Y DEJA DE SINTONIZAR INTERECONOMIA TV.

MORALEJA: INFORMATE ANTES DE VOTAR A UN TREPA.

No hay comentarios: