lunes, 22 de noviembre de 2010

EL CUPANAZO DE LOS BORBONES

Dele al play vuestra vuecencia para ambientarse en el post...

Genial la interpretación de Jordi Savall (un verdadero arqueólogo musical). Se trata de la magnífica obertura de la "Marche pour la cérémonie des Turcs" de Jean Baptiste Lully. Este autor musical fué coetáneo de Carlos II "el hechizado", último rey de España de la dinastía de los Austrias. Aquí un cuadro con su " agraciado porte".


Este tío con pinta de entre "gótico" resacoso y Gabino Diego, comenzó a pagar la hipoteca del principe Felipe ya hace más de 300 años. Según la Wikipedia: "creció raquítico, enfermizo y de corta inteligencia, además de estéril (se sospecha que sufría el síndrome de Klinefelter)". Parece ser que la moda de la consanguíneidad en su familia le reportó una herencia bastante chunga. Al no poder dejar un heredero real la lió parda. Y, hasta hoy, lo estamos pagando nosotros (en metálico) ya que introdujo inderectamente a los Borbones en España. Desde entonces esta familía se lo monta de puta madre. Lo digo con envidia chochina y sana ya que no se puede negar su influencia positiva en la democratización de nuestro país.

Pero, ¿cómo llegaron los borbones al poder?. De forma resumida, todo esto sucedió gracias a la esterilidad del rey "hechizado" y a un monarca francés (Luís XIV) que supo aprovecharse de la decadencia de un Imperio. Este último, nos empaquetó como monarca a su nieto Felipe V de Borbón (Felipe de Anjou), propició la Guerra de sucesión y la disgregación del Imperio Hispánico. Antes ya había invadido Cataluña e incluso fué Conde de Barcelona entre 1643 y 1652. ¡Qué malajes estos moros del norte!, como diría Torrente. En fin, creo que hay que cuidar las tradiciones, pero esta de la monarquía nos sale por una pasta. En tiempos de crisis somos más conscientes del desproporcionado gasto de la Casa Real que, en parte, podría ser sufragado por su propia fortuna familiar. Haber cuando empiezan los borbones a ganarse el Rolls Royce con el sudor de sus frentes... o gastando algo de sus ahorrillos.


Que conste que uno no tiene la culpa de nacer en un país de idiotas, con título y herencia familiar.

No hay comentarios: